Acotaciones sobre el caso de la Paisana Jacinta en el día del nacimiento de José María Arguedas

Gilmer Alarcón Requejo

 

La sentencia de segunda instancia, en el caso que vamos a denominar “Paisana Jacinta”, concluyó que hubo “vulneración a los derechos a la Dignidad Humana, Igualdad y no Discriminación, al Honor y a la Identidad Étnica y Cultural de las mujeres andinas e igualdad de género” y que tales derechos “prevalecen frente a la libertad de expresión y, a la libertad de creación artística, conforme al test de proporcionalidad efectuado”. (Véase Sumilla).

 

Cabe acotar, en primer lugar, la resolución de primera instancia incluyó junto a la libertad de expresión el derecho a la buena reputación, ambos derechos comprendidos en el Art 2, Inc. 7 de la Constitución. En segundo lugar, luego del test de proporcionalidad concluyó que los demandados Jorge Luis Luren Benavides Gallegos y Frecuencia Latina se abstengan de difundir y propalar la comedia “Paisana Jacinta”. La resolución de primera instancia tomó esta decisión dado que tenía al frente dos derechos, también vinculados con la dignidad humana y el orden democrático como son: la libertad de expresión y la libertad de creación artística y que medidas como la censura previa podría ser gravosa.

La sentencia de segunda instancia decidió suspender tres actividades vinculadas tanto a la libertad de expresión como a la libertad de creación artística: programa de televisión emitido en señal abierta, circo y película, y reportar a las páginas de internet para que adopten medidas pertinentes a la responsabilidad social empresarial, en torno al personaje de la “Paisana Jacinta” en todas las redes sociales. Suspender y reportar, de estas decisiones tampoco se deriva la censura previa.

Los votos singulares dan cuenta de la relevancia de los argumentos normativos nacionales y convencionales para llevar a cabo legítimas limitaciones a la libertad de expresión y a la creación artística y satírica en los casos de graves agravios de discriminación étnica y de género, sin que esto se pueda calificar de censura previa.

Respecto al derecho al honor, vinculado a la buena reputación, a la dignidad de la persona y de colectivos vulnerables, protege contra el escarnio y la humillación frente a instituciones del Estado y la sociedad. Ya el Tribunal Constitucional, en la sentencia del caso Comunidad Nativa Sawawo Hito 40 (STC 04611-2007-PA/TC) tomó postura, luego del test de proporcionalidad, respecto a la prevalencia del honor frente a las libertades comunicativas: el honor tiene una dimensión no sólo individual sino también una dimensión colectiva.

Finalmente, cabe acotar las importantes recomendaciones al Ministerio de Transportes y Comunicaciones, Ministerio de Cultura, Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a fin de que implementen políticas públicas respecto de la “discriminación de cualquier índole” a fin de fortalecer la defensa de la dignidad humana, proscribir la discriminación e insinuación a la violencia de género, y que una cultura de la legalidad  oriente la cooperación y la “Paz Social” en el marco de un Estado democrático y social de Derecho, en aras del proyecto aspiracional arguediano,  una Constitución de “Todas las Sangres”.

19 enero 2021, día del nacimiento de José María Arguedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.