Un mundo sin oportunidades: el problema de la educación en el Perú

Benjamín Huisa Cruz

Sin duda alguna, la emergencia sanitaria nos ha develado las otras realidades que se viven en nuestro país. Las miles de vivencias al otro lado de las grandes ciudades (incluso en estas mismas) y que por mucho tiempo se ha intentado mantener ocultas, hoy nos evidencian lo precario de nuestro sistema educativo en base al modelo económico vigente que cientos de carteles defienden en las principales avenidas de nuestra patria. La educación, cómo dice Nelson Mandela, “es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”; sin embargo, tal arma es propiedad de unos cuantos. Es allí donde comprendemos que la educación se compra, que nos la ofrecen como un bien del que muchos son excluidos.

Desde que comenzó la emergencia sanitaria y se dio inicio al programa “Aprendo en casa” para adaptar la educación a las clases virtuales, han sido cerca de 300 mil estudiantes de educación pública quienes han dejado las escuelas durante el año 2020 (Minedu, 2021) A estas cifras se suman aquellos niños que no están escolarizados o dejaron la escuela anterior a la pandemia. Sin embargo, el problema no acaba allí; pues, de aquellos que cursan la educación virtual, en una gran cantidad de casos, no pueden acceder a esta debido a la gran brecha tecnológica existente.

Mientras las ciudades de Lima o Arequipa amanecen con grandes pantallas LED en defensa del modelo económico que asegura la prosperidad y la salvación de convertirnos en una Venezuela; en las zonas rurales del país, miles de niños tienen que subir a un cerro para poder conectarse a las clases virtuales, ya sea por celular o por una radio. Esta realidad impide que los estudiantes accedan a la información del mismo modo que se hace en otras circunstancias como los colegios privados que cuentan con plataformas propias de aprendizaje. Los niños de las escuelas públicas rurales se encuentran ante la brecha de desigualdad educativa que les cierra las oportunidades de una mejor formación académica.  En las zonas rurales, la educación representa, según Benavides (2007) “la promesa para salir del atraso y la ignorancia, de la pobreza y de la discriminación […] [la] forma de lograr un espacio en la sociedad, de ser reconocidos como sujetos de derechos tanto como pobladores de las ciudades y ser así objeto de una valoración social positiva”. Entonces la educación de calidad representa un medio para disminuir la brecha de desigualdad social y acceder a una mejor calidad de vida.

Mientras las ciudades de Lima o Arequipa amanecen con grandes pantallas LED en defensa del modelo económico que asegura la prosperidad y la salvación de convertirnos en una Venezuela; en las zonas rurales del país, miles de niños tienen que subir a un cerro para poder conectarse a las clases virtuales, ya sea por celular o por una radio.

En las zonas urbanas, la deserción escolar tiene diferentes causas. Según la Encuesta Nacional de Hogares (2020) el 73% identifica los problemas económicos como la principal causa. La falta de acceso a un paquete de internet o la imposibilidad de acceder a equipos tecnológicos y la necesidad de trabajo infantil y adolescente llevan a cientos de estudiantes a dejar la escuela. Aquí nos preguntamos, ¿Es realmente la educación un derecho fundamental en el Perú? ¿Cumple el Estado en proporcionar los medios para que se cumpla el acceso universal a la Educación? Andrea Lonconi, madre de familia en la comunidad de Mayrasco, Cusco declara para El Comercio:

“Nuestros hijos están abandonados. Algunos no estudian, otros ya no quieren hacer sus tareas, nos hacen sacar fotocopias, pero algunos entienden y otros no. Aquí en la comunidad necesitamos apoyo profesional”

Niños estudian en plena granizada en Puno.
Sara Quispe no puede acceder a la educación primeria por limitaciones económicas.

Los niños de las comunidades campesinas se encuentran no solo ante el problema de la pobreza y desnutrición, sino también ante un sistema educativo desigual, muy deficiente y un modelo económico que lo respalda. No se ha hecho ningún esfuerzo por mejorar la educación durante los últimos gobiernos, seguimos encontrándonos ante las mismas desigualdades que se evidencian hoy a través de la crisis sanitaria.

Sara Quispe cursa el 3er año de primaria vive en la comunidad de Huasampata, ha dejado de estudiar por las limitaciones de no contar con un celular, ni tener acceso a señal de internet o radio. La menor ocupa sus horas de estudio a las obligaciones de casa y a las labores de pastoreo de ganado. (El Comercio, 2020)

Llegamos al Bicentenario de la Independencia con miles de niños que no pueden acceder a la educación que es un derecho humano fundamental. A pesar de los esfuerzos del Minedu por iniciar clases presenciales en colegios rurales y urbanos, no puede ser posible ante tanta precariedad institucionalizada. Según el Instituto Peruano de Economía (2020), cerca del 60% de colegios públicos no cuenta con servicios básicos como agua potable, sistema de desagüe o electricidad, siendo esta una dura realidad que marca la brecha educativa con gobiernos que no tienen como prioridad la educación.

Desde mi experiencia docente, me ha tocado evidenciar las grandes dificultades de estudiantes durante la emergencia sanitaria. No podemos ser indolentes frente a esta situación que priva de un mundo de oportunidades a miles de estudiantes en nuestro país. Es necesaria una reforma educativa que incremente el presupuesto para cerrar la brecha educativa y garantizar el derecho humano fundamental a la educación. Sigamos en lucha por una educación pública, gratuita y de calidad.

Referencias bibliográficas

MINEDU (2021) Informe Nacional

Benavides, M. (2007) Lejos (aún) de la equidad: la persistencia de las desigualdades educativas en el Perú. Investigación, políticas y desarrollo en el Perú. Recuperado de: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/Peru/grade/20100513025846/InvPolitDesarr-11.pd

Encuesta Nacional de Hogares (2007) Instituto Nacional de Estadística e Informática. Disponible en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1429/libro.pdf

Portal El Comercio (11 de septiembre, 2020) Aislados de la educación: niños cusqueños se las ingenian para estudiar en el cerro de su comunidad. Disponible en: https://elcomercio.pe/peru/cusco/aislados-de-la-educacion-ninos-cusquenos-se-las-ingenian-para-estudiar-en-cerro-de-su-comunidad-cusco-aprendo-en-casa-ministerio-de-educacion-minedu-noticia/?ref=ecr

Instituto Peruano de Economía (2020) Programa nacional de infraestructura educativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.