¿BARBARIE O CIVILIZACIÓN? El odio, intolerancia y ambición por el poder en las elecciones presidenciales 2021[1]

Félix Tito Ancalle* 

La civilización es una invención eurocéntrica que maquilla, sofistica y encubre grandes verdades de la irracionalidad del individuo, entre ellos, el lado oscuro del odio, la intolerancia y la ambición por el poder, los cuales han deteriorado profundamente la dignidad y el desprecio por la vida humana.

En una sociedad de iguales, pero diferentes, las manifestaciones culturales, las formas de vivir, sentir y actuar, constituyen un conjunto de sistema de valores y pensamientos divergentes. En esta perspectiva los quehaceres políticos y económicos se deben encaminar, garantizando el bienestar de sus habitantes, lo cual implica interacción, diálogo, concertación y búsqueda de consenso para dar legitimidad social a las atribuciones y obligaciones del futuro gobernante.

Sin embargo, en lo que va la campaña electoral a la segunda vuelta, se ha evidenciado un nivel de odio jamás antes visto, a través de insultos de racismo y amenazas de muerte, paneles de anuncio con frases que incitan al terror, etc. La extrema derecha tiembla de miedo, el pánico se apodera y los hace perder el sentido de una democracia electoral participativo, recurriendo a las frases míticas y arcaicas de terrorismo o comunismo de los años 60 y 70, para desacreditar a todo contrincante que pretende cambiar, regular o innovar el libre mercado. Al mismo tiempo, alucinan en caso de perder un probable golpe de Estado. Lo cual nos lleva a preguntarnos si ¿esta es una fiesta democrática donde se confrontan ideas, planes y programas? o ¿es una competencia de cinismo que descuida su verdadero rol de estadista que tienen por misión gobernar para todos? La intolerancia se hace palmaria, en especial desde la prensa radial y de señal abierta -etiquetada de mermeleras por un sector de la población- quienes han sido cooptadas por el poder mediático y por un puñado de poderosos de la oligarquía limeña, que impiden a toda costa ser gobernados –como piensan algunos racistas discriminadores- por un cholo, campesino, indio o profesorcito provinciano, razón por la cual se parcializan espectacularmente solo a favor de una candidata acusada de lavado de activos, organización criminal y otros delitos.

No cabe duda que la sociedad esta polarizada, se lidian, por un lado, entre el cambio estructural que propone la nueva Constitución que encabeza el Maestro Pedro Castillo Terrones, y por la otra, el continuismo manchado por la corrupción que encarna la candidata Keiko Fujimori. El odio, la intolerancia y amenazas de muerte, como lo declarado en público por parte del ex candidato presidencial Rafael López Aliaga contra Castillo, muestran un nivel de desprecio por la vida humana. El solo hecho de desearle muerte al adversario político, es una manifiesta declaración del subconsciente que en términos psicoanalíticos indica una patología propia de una personalidad enfermiza. Lo grave de este hecho es que según Bandura (1977) la transmisión de valores y patrones de comportamiento y de pensamiento, constituyen poderosas fuentes de información para el aprendizaje de los niños y niñas en edad escolar. Es decir, la socialización de aspectos negativos como lo ocurrido, repercuten en la conciencia del aprendiz como una forma distorsionado de valoración de la integridad humana, al mismo tiempo trivializa la vida y normaliza la muerte con profundas raíces xenofóbicas.

La extrema derecha tiembla de miedo, el pánico se apodera y los hace perder el sentido de una democracia electoral participativo, recurriendo a las frases míticas y arcaicas de terrorismo o comunismo de los años 60 y 70, para desacreditar a todo contrincante que pretende cambiar, regular o innovar el libre mercado.

La ambición de capturar el poder no tiene fronteras. En esta lucha todo vale, entre ellos la de buscar aliados estratégicos de personalidades de renombre, como Hernando de Soto y Mario Vargas Llosa, por citar algunos de ellos. Este último, en especial en los círculos académicos ha decepcionado al mundo entero por su ambivalencia y contradicción hilarante. Para muchos de sus seguidores y admiradores, este hecho es una actitud de traición y afrenta a los propios valores éticos que distinguen a toda persona civilizada: Su adhesión de apoyo a la candidatura de Fujimori representa a la derecha despiadada, deja mucho que desear de este personaje. Los gobernantes de derecha no solamente saquearon las arcas del Estado bajo el manto de la democracia y la libertad durante todo el periodo republicano hasta la actualidad, sino, su comportamiento utilitario está construido sobre la base del modelo neoliberal que propugna el libre mercado sin la regulación del Estado. Para muchos críticos del neoliberalismo de la talla de Pierre Bourdieu (1998), Norbert Lechner (1986), Franz Hinkelammert (1977, 1984), Jorge Vergara Estévez (1999), entre otros, este tipo de economía de mercado produce espiral de problemas sociales. Incluso los vicarios de Cristo de la iglesia católica, como el Papa León XIII, Papa Francisco y el Papa Juan Pablo II, le conocen como capitalismo salvaje que liquida despiadadamente la dignidad de los más pobres a escala mundial ¿Que hay en el trasfondo de esta ambivalencia del escritor que prefiere votar por Keiko fiel sirvienta del modelo neoliberal en decadencia? Cabe recordar que Vargas Llosa en algún momento de su vida fue castrista de tendencia marxista, luego adoptó el liberalismo ¿Conversión? ¿Indefensión? ¿Tránsfuga? ¿Camaleón? ¿Qué? La cultura de la desconfianza tiene su origen en la ruptura de los principios y valores éticos que nos gobiernan, los cuales desafían, no solamente comprender la encrucijada construcción social de la realidad en el sentido de Berger y Luckman (1968), sino la propia construcción de la subjetividad, socialización e individuación en un mundo multicultural dinámico, complejo y cada vez más cambiante. Empero, para una postura basada en la concepción esencialista de la vida, este hecho se explica a partir de la naturaleza humana, que bien podría simbolizarse según el dicho popular: “la cabra siempre tira al monte”.

En breve, los adversarios políticos que pugnan por la Casa de Pizarro, en especial la candidata de la extrema derecha, ha caído en una grosera y confrontación intestina, lejos de construir un diálogo basado en el mutuo respeto, confrontación de planes y programas, estrategias de mitigación de la Covid-19, entre otros, antepone su capricho, interés personal o de partido. Vulgarizando y empobreciendo más y más el sentido de hacer una política decente pensando en los demás. Lo que indica que no hemos avanzado significativamente en términos de la civilización humana, más al contrario, pareciera haberse retrotraído al estado de la barbarie, mercantilizando el preciado valor del arte de gobernar.


* Educador y Abogado indígena quechua, realizó estudios de Liderazgo para la Justicia Social en el Instituto de Liderazgo de Brattleboro, Vermont – Estados Unidos. Ganador de la Beca de la Fundación Ford, con el cual obtuvo el grado de Magíster en Educación Intercultural Bilingüe mención en Gestión y Planificación por la Universidad Mayor de San Simón, auspiciado por la GTZ alemana y PROEIBAndes. Actualmente ostenta el Doctorado en Derecho y Ciencia Política en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

[1] Columna aparecida originalmente en Lima Gris, el 17/ 05/ 2021. https://limagris.com/barbarie-o-civilizacion-el-odio-intolerancia-y-ambicion-por-el-poder-en-las-elecciones-presidenciales-2021/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.